Tácticas de ligoteo en Navidad

A uno no siempre le traen el regalo que quiere en estas fechas. ¿Por qué Santa le ha dado un pivón de pareja a esa persona que te cae tan mal? ¿Por qué no puedes tener tú ese regalo? La respuesta es sencilla: Papa Noel es un gordo sobornado por la gente rica y guapa.  Desde aquí animo a cierta anarquía navideña, a no conformarse con los regalos propios y echar mano a los ajenos. Si Papa Noel puede moverse en esa fina línea que hay entre la magia navideña y el allanamiento de morada, cualquier civil como nosotros puede aumentar la apuesta a la hora encontrar el Amor.

Aprovechad el desconcierto que provocan las luces de colores y destrozar esa vuelta a la inocencia infantil. Ahí van unos consejos.

– Fabrícate un gorro que lleve siempre colgando un trocito de muérdago. Como un palito sobre tu cabeza, pendulando ahí arriba con el muérdago. Lánzate entonces al morro de la gente con total impunidad. Grita mucho “Navidad” para que bajen la guardia, es un consejo. “Niño Jesús”, “Regalitos”… estímulos de felicidad y armonía con los que, quizás, hasta logres que se relaje un poco el ambiente y caiga algo de lengua.

– Disfrázate de Rey Mago y suelta piropos del tipo “Acabo de abandonar a mis camellos porque me gustan más tus dos jorobas”.

– Diles que eres el niño del anuncio de “Hola, Soy Edu, Feliz Navidad” y consigue un polvo por lástima.

– Te lo puedes montar con cualquier chica que se llame Belén. Con cualquiera. Sólo tienes que excusarte en el clásico “Mi mamá me dijo que podía montar el Belén”. Y luego una sonrisa. Y un poquito de musgo.

– Disfrázate de Papa Noel y sal a pasear en Nochebuena. Dile a las mujeres que ésta es la única noche en la que puedes abandonar Laponia y vivir entre humanos. Diles que te sientes solo, que allí arriba hace mucho frío y estás harto de montártelo con renos. La clásica jugada del marinero dando pena en el puerto en el que recala antes de embarcarse de nuevo. Es una triunfada asegurada pero asegúrate, eso sí, de que les gusten maduritos.

– Sustituye los clásicos caramelos de la cabalgata de Reyes por un papelito con tu nombre y tu número de teléfono. Puedes añadir algún gancho ingenioso del tipo “Por ahora sólo soy un paje. Hazme una mamade” o “Cabalga, gata”. No hay mayor red de difusión entre madres divorciadas.

– Monta un grupo de villancicos. Convence a algunas señoritas para que toquen la zambomba y el palito. Insiste mucho, mucho, mucho, en el tema de los ensayos.

– Escríbele una carta a Los Reyes Magos donde supliques muy fuerte. A veces los milagros se dejan ver.

Courtney_Stodden_Y_Papa_Noel_03

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: