Hacer el HUMOR en Navidad

Para ganaros las risas de familiares y amigos y amenizar estas pesadas cenas, estas pesadas digestiones, no hay nada mejor que seguir estos breves y sencillos consejos con los que lograréis que hasta el Niño Dios, de tremenda carcajada, se caiga de su cuna.

1. Decid siempre “Navidul”. Se acabó aquello de Navidad. Navidul, como el jamón Navidul. La gracias está en que las dos palabras se parecen, pero una hace referencia a unos jamones. Confundir una fiesta con unos jamones. Vaya tontería.

2. Los polvorones son una buena metáfora sexual, empleadla más a menudo. “¿Quieres un polvorón?” y sacas un trozo de turrón del bolsillo. “Eso no es un polvorón” os dirán,  y vosotros asientís. “Ya lo sé”. Y os coméis el turrón. Si estáis muy locos podéis coger una almendra rellena y azotarla un poco con vuestra lengua, con lascivia. Con la lengua, pero con lascivia. Vosotros le dais con la lengua, pero lo hacéis lascivamente. Lascivia no es una parte de vuestro cuerpo, sino ya lo sabríais.

3. Regaladle a  vuestras madres o a vuestras parejas, a alguien a quien se supone que amáis y apreciáis, un sobre con dinero. Luego miradles a la cara, muy serios, y decidles que sentís que no les conocéis de nada.

4. Lograd que vuestra suegra se ponga debajo del muérdago y luego ya tú sabes.

5. Tirad el nacimiento al suelo para que se haga añicos bajo el grito de “¡Se va a desarmar el belén!”.

6. Colgad unos calcetines del horno de la cocina y luego intentad justificarlo con la excusa de la tradición.

7. No hagáis ninguna broma el 28 de diciembre. Vosotros dedicaros a decir todo tipo de burradas los días previos y posteriores. El día de los Santos Inocentes la gente está al quite, es mucho más gracioso e impactante soltarlas en otras fechas. Un “papá ha muerto cuando venía de trabajar” no es tan cómico un 28 de Diciembre, pero un 3 de enero, por ejemplo, seguro que logra que todos se partan. “Jo, pensamos que era cierto”, “Cómo hemos picado”, “Qué buena”.

8. En fin de año cambiad los relojes, atrasadlos una hora. Que a las once, cuando todavía estéis cenando, todo el mundo vea los fuegos artificiales y se pregunte qué sucede. En ese momento decís: “Una hora menos en Canarias”.  Y os sacáis unos plátanos. Habéis jodido la Nochevieja sin razón alguna, tan sólo para soltar la chorrada de las Canarias. Estaréis creando el caos y solidarizándoos con los isleños. Es más, si lo hacéis en Galicia crearéis conciencia sobre la necesidad de una franja horaria en sintonía con la portuguesa.

9. Cread un belén viviente y aseguraos de que hay placenta, hacedlo real. Ya sé que no es gracioso, pero siempre podéis probar a poner un Niño Jesús negro y bromear entre el público para que José se sienta avergonzado. Podéis señalarle y gritar “¡Seguro que ese no es el padre!” o empezar a hacer recuento: “Los pastorcillos con sus ovejas, el buey la mula y… espera…”, aquí señaláis a José, le miráis con los ojillos entrecerrados, escrutándole bien. “Ese de los cuernos… ¡Dios, qué cuernos tiene!”. Que José se sienta mal. Luego podéis hacer un símil entre él y algún animal de ostentosa cornamenta, a vuestra elección. Ciervos, alces, antílopes negros…

10. Compraros uno de esos sombreritos de Papá Noel, con lucecillas y villacincos en midi. Nunca fallan. Son la risión máxima.

Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja Qué hijo de puta el viejo Jajajajajajajajajajajajaja

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: