Cosas graciosas para asustar

1.- Hay alguien en el baño: Hay que abonar un poquito antes. Vuelves a casa acompañado con la clásica cantinela de la vejiga que se desborda. Que te estás meando y no aguantas, vamos. Subes acelerado a casa, entras, vas directo al excusado y sales gritando al instante porque ya había alguien sentado en la trona. Esta broma puede funcionar en cualquier habitación si bien es cierto que el cuarto de baño, al ser un espacio dedicado a unas tareas evacuadoras concretas, es mucho más cómico e, incluso, se vería más logica la ocupación por parte de un extraño de una estancia en la que se alivian nuestras necesidades fisiológicas más inevitables. También existe una versión más gore que consiste en tener preparado un globo de agua en el cuarto de baño y, con la que entras porque te meas, sales gritando entre lágrimas “¡Me ha explotado!”. Esa es buena.

2.- La sartén tenía mango: Esta es una pequeña pero efectiva broma asustadora que sólo pueden practicar las chicas. Está cargada de matices, de trabajo con el silencio, pero, básicamente, consiste en replicar lo que diga su interlocutor con un “Me suda la polla”. Si la chica allana el terreno durante unos años previos, conportándose como una señorita bien hablada, esta reacción desmedida y soez será mucho más aterradora. Sin embargo, la esencia del susto es más inmediata. Consiste en no amilanarse. En no dejarle un resquicio a la excusa de “es una forma de hablar”. La chica tiene que mantenerse firme en el “Me suda la polla”. Hacer creer al otro que realmente le suda la polla. Que alguien llegue a creerse que ahí existe una polla que suda.

3.- Que tu perro sea tu padre: Es una broma algo sacrificada con tu mascota, pero tremendamente descacharrante. Tú sólo encárgate de ponerle a tu perrito el nombre de “Papá”. Así, cuando en mitad del parque llames por tu padre, el que acudirá será tu encantador can con la lengua pendulando. Esto funciona muy bien si justo antes llamas por tu madre con un sonoro “Mamá” y, efectivamente, viene tu madre. La gente relaciona ideas (porque la gente es así de simple) y tú les das el miedito de lo incomprendido e inesperado.

Anuncios

Una respuesta to “Cosas graciosas para asustar”

  1. caro Says:

    malllllllllllllllllllllllllllllllllll

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: