Poemilla en verso fugaz para esa gran serie que es “El barco”

Dispóngome aquí a hablar sobre una composición

que en un formato serial llegó a mi televisión.

Su nombre, sencillo es, se le conoce como El barco.

Pese a ser pronto para juzgar, confesaré, me tiene harto.

No es por una escenifiación que atenta contra todo

donde el concepto de proporción es un chiste sin decoro.

Un enorme comedor,

una cafetería,

unas duchas unisex

que tienen el agua fría

para resaltar así el pezón de unas guardamarinas

que de estar a cargo de Francis Drake

ahora andarían finas.

Es más bien por el pastiche que busca mi atención.

Hay misterio, juventud, clases de navegación,

Mario Casas es tan malo que ya no lleva mangas

y hay un seminarista

que va en cueros

al que no se le levanta

al ver a una Blanca Suarez en el mejor plano de mi vida

con una mangera abierta

entre sus pechos,

que es de pura maravilla.

Se le ha quedado cara de tonto por la cercanía

3 comentarios to “Poemilla en verso fugaz para esa gran serie que es “El barco””

  1. VRJ Says:

    Jajajajajaja.

    A mí me ha gustado El Barco… jajaja

  2. Gaia Says:

    Pues tú nos has recomendado ir a ver al petardo de MarioCasas en carne de neón…todos acabais vendiendo vuestra alma al diablo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: