Las mujeres de tu vida: Cómo distinguirlas para que el ostiazo sea más leve

Si cojemos a un sujeto masculino y nos vemos en la obligación de someter su vida afectivo/sentimental con el sexo opuesto a un proceso de acomodación entorno a un paradigma tipo, lo que obtendremos serán una serie de relaciones con las mujeres que, pese a no manifestarse a lo largo de la vida de todo hombre, si que aflorarán como eternos lugares en común en unos u otros. Este estudio pretender realizar una catalogación que, grosso modo, defina los rasgos característicos de estas féminas, así como (importantísimo) nos ayude a comprender la pegada que dejarán ellas en nuestra existencia.

1.- Tu madre (amantísima)

Esta mujer nos homogeniza a todos. Es fácil de reconocer en términos biológicos, lo único que tenéis que hacer es echar la vista atrás una vez halláis salido del túnel. Aún así también tenemos que reconocer ciertos rasgos maternales en algunas de las mujeres con las que nos crucemos a lo largo de nuestra vida. Véase: la prostituta balcánica con la que perdamos la virginidad, la suegra hippy que vivió Woodstock y la Sra. Doubtfire.

Es tu madre. Quiérela, pero no tanto como para alimentar una historia griega en la que acabas matando a tu padre y un señor austríaco con nombre de supermercado se monte una ida de olla perversa que alimente el imaginario cinematográfico de prácticamente todo el siglo XX. Ea.

Yo a esta la llamo la antimadre. Como el anticristo, pero en madre

2.- Tu primer amor/beso AKA El fotograma empalagoso de Macaulay Mcculkin dándose el lote frente a un lago con una niña que sufre estrabismo.

Lo importante de esta mujer es que nunca te marca. No somos tías. No manejamos sus niveles de significado. Y nos da igual, porque ya con diez añitos nuestra mente perversa no piensa en besar a esa niña mona. Piensa en besar (realmente en beneficiarnos, de un modo más general pero que todavía desconocemos más allá del abrazo intenso) a su madre. La niña es un puente. Somos unos capullos y os utilizamos. A vosotras, sí. El beso que Johnny te dio en el porche de casa de tus abuelos era mentira. Llevamos 75 minutos de película romántica sobre el rencuentro con tu amor de infancia basándonos en una premisa falsa. Johnny era un pervertido que se hacía cariños pensando en tu mamá. Joder Jennifer Aniston, deja de hacerte esto.

Como no quitéis esta ñoñería de foto de perfil le pego un toque a la Brigada de Investigación Tecnológica y os empapelan por pederastas

3.- Tu primera novia. De las buenas, de las que te hacen cosas.

Estas chicas son la mujer de tu vida. Hasta que te dejan con Caradegilipollas (Caradegilipollas es el único amigo que te queda. El único que no se lo montó con tu novia. Precisamente porque tiene cara de gilipollas). No suelen ser muy guapas porque con 16 o 17 años te da bastante igual. Tampoco compartís gustos porque habláis poco y manejáis el primitivo lenguaje de los macaca mulatta. Estas señoritas son muy importantes porque nutrirán un bagaje sexual cargado de actos reflejos y pequeñas costumbres. Cuando pasen los años y os volváis a encontrar te darás cuenta de lo coñazo que era, de lo básica, petarda y pueblerina que era. No. Es mentira. Eras un niñato y dejaste escapar a Eva Green. Jódete, ahora es mía.

Y no, yo no tengo NINGÚN amigo

4.- Tú novia de tío jovenzuelo que espabila AKA Hermosura con la que te vas a casar y piensas en tener niños.

Todo es muy bonito. Maduro pero a la vez nuevo, cargado de sorpresas. Tan sorpresivo es todo que esta es la que te deja por Caradegilipollas. Ahí, para que escueza. Tú, que habías decidido el nombre del perro con ella, como una especie de testeo para saber si a tu hijo le quedaría bien lo de llamarse Rufo (al final lo descartaste porque el chiste con “tufo” era demasiado fácil). Con ella aprendes a vivir en pareja y luego, una vez que te deja con cara de gilipollas (nótese el matiz de la separación entre palabras), también a vivir solo.

No sé que aspecto tendrá esta novia. Pero tu cuñado será Nacho Cano. Así cuando ella te deje al menos te llevarás una alegría

5.- Tu mujer. Con niños, perro, casa y todo el paquete.

En mi imaginario es Julian Moore, pero que cada cual le ponga el rostro que vea conveniente. No seré yo quien os juzgue por querer montároslo con alguien tan soez como Jessica Alba.  Esta será la mujer que más os marque, pero la explicación es sencilla. Lo pasáis muy bien durante unos años. Ahí todo se graba con Super 8, así que no hay fallo. ¡Pero cuidado!, en algún momento aparecerá Todd Solondz o Sam Mendes. En ese momento comenzará un dramón de incomunicación y sueños frustrados, donde la tranquilidad de tu hogar no será más que una máscara que oculta una hija ninfómana, una mujer alcohólica y un padre (tú, sí tú, si yo no he sido, ¿entonces quién…? Tú, leñe, te lo he dicho) que se cree muy interesante por leer a J.J. Benítez. Deberías matarte ahora que estás a tiempo.

Al final se te pone esta cara. De tipo intenso y místico

6.- Esa amiga tuya con la que te lo quieres montar (si es lesbiana tenemos un plus de morbo)

Es la categoría más numerosa porque exceptuando familia (no incluyo política o primas segundas) afecta a toda mujer sana y simétrica con la que te cruces. Te aportan calentones varios, sana información acerca del asco que le producen los tipos como tú y cuantísimo le atraen otros tipos que son exactamente igual que tú pero a quienes ellas todavía no conocen en profundidad. Si tienes suerte suelen presentarse ante ti como Meg Ryan o Natalia Verbeke. Sino, suelen ser idénticas a las amigas de las que te rodeas ahora.

Esta mierda es lo que sale si pones "amiga" en Google. Así va el mundo

7.- La joven de pasado traumático que te cuida en tu vejez y con la que estableces una relación que, aunque tú quieras, nunca alcanzará el plano sexual por la sencilla razón de que no se te levanta. Pero os lleváis chachipiruleta, eso sí.

Esta chica está muy bien, sobre todo si eres un escritor ególatra y cascarrabias. Y es que la película ya está hecha. Tú nutres a la joven de tu vasto conociemiento, ella consigue que vuelvas a creer en la vida. Os apoyais en vuestros dramas sociales. Toda esa mierda que funciona tan bien en el cine. Al final tú mueres feliz y ella le pone tu nombre a su hijo (a no ser que te llames Rufo. Ya hablamos de la broma fácil que conlleva). Vámonos todos a ver Amélie, El bosque de luto, Asuntos privados en lugares públicos, Amador y, si queréis la versión X con viagra… El último tango en París (hay mucho francés aquí…).

Yo hablo de un amor puro y vosotros pensáis en esto

Ya sé que no están todas las que son pero pensad que no me pagan por hacer esto. Así que bastante tenéis. Y sabed una cosa (y así me cubro las espaldas): la mujer, sea cual sea, te afecte lo que te afecte, es un ser maravilloso.

AKA Enrique Lojo quiere seguir manteniendo relaciones con personas del sexo opuesto.

 

5 comentarios to “Las mujeres de tu vida: Cómo distinguirlas para que el ostiazo sea más leve”

  1. Gaia Says:

    Ahora entiendo tantas cosas…gracias, Lojo.

  2. mansillaquetepilla Says:

    Aplausos grandes por esta entrada. Me topé con cinco de estas mujeres, pero creo que te olvidas de un tipo que sería “Hermana y/o mejor amiga”, aunque probablemente todo lo que suponga amiga, aunque lleve el ‘mejor’ lo empaquetas en la 6. A pesar de esta ausencia, brilliant!

  3. Dea Says:

    aplausos variados

  4. 5mentarios Says:

    jajajajaja. Muy bueno. Quién no se ha encontrado en algún momento de su vida con alguna de estas mujeres? Lo que está claro es que la relación con cada una de ella marcará la que tendrás con la siguiente, además de las pequeñas costumbres adquiridas a las que haces referencia. Enhorabuena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: