Quique, te has convertido en un producto

Antes de nada, no te asustes. Sé que mete miedo entrar en tu propio blog y comprobar que alguien ha estado fedellando en él. Tus amigos se han ido perfilando estos años al compartir morada contigo o noches locas durante tu desfase santiagués. Aunque queden atrás, permanecen inalterables en mi recuerdo las noches compartiendo sábanas y secretos en primero de carrera, donde todas nuestras intimidades eran contadas con el frenesí propio de dos personas que se acaban de conocer. Y en estos pilares me has ido otorgando distintas contraseñas que no uso salvo en caso de que me lo pidas, como un sereno preparado para cuando estés en una urgencia. A punto estuviste también de darme tus datos bancarios, pero no pudo ser. Espero que tras esta trastada la confianza depositada en mí siga ahí y no te pongas como loco a cambiar una de las pocas cosas que nos unen: tus contraseñas.

Hace algo más de un año, el 15 de octubre, (me) confesabas públicamente tu intención de convertirte en un producto. Abriste un blog dispuesto a dar rienda suelta a tu ego. Le gustaste a la gente desde el principio, y lo sabías. Te gustaste desde el principio y también lo sabías. Tocaste todo tipo de temas, dedicaste flores y toxos, hiciste recomendaciones fílmicas, intentaste iniciar con escaso éxito (por tu parte, vago) un videoblog, en ocasiones hiciste gala de tu agudo ingenio y otras tantas dejaste entrever tu estado anímico con las confesiones más sinceras. Dios, ¡si en tu última entrada has hecho una encuesta sobre si te dejas barba o no! Te has mirado al ombligo, lo calzas bien grande y parece que a la gente le encanta mirarlo. Tanto a los que les caes bien como a otros que les caes fatal.

Durante este año y pico tu blog ha pasado de ser un leve borrador de ideas a tener un clan de seguidores incondicionales. Se habla de tu blog en Salamanca, en nuestra Facultad de Santiago y hasta en Ruta. Tienes suscriptores, has sincronizado tu perfil de Twitter y has llegado a crear un grupo de fans en Facebook que poco a poco va creciendo. Hace un año te leíamos los más cercanos, ahora te lee gente a la que no conoces personalmente. En cuanto pegues un pequeño impulso (aparición televisiva, un corto ingenioso, una performance pública), no quiero ni imaginar cuánta masa puedes atraer hasta aquí.

Pero a estas alturas, con “your litle own chorrada” ya te has convertido en un producto.

Te lo pasas MUY piruleta

6 comentarios to “Quique, te has convertido en un producto”

  1. Gaia Says:

    Quique, tus fans te queremos!

  2. diejino Says:

    a very good product… grande xD

  3. Esther Silva Says:

    Yo también te sigo!!!! Bueno…..nosotros!!!!!

  4. O. Bouzas Lois Says:

    Algún día entrevistaré al famoso (y rico) autor de este blog. Algún día…

  5. pidal Says:

    pero de desnudos, nada de nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: