“Personas o Valientes Capullos”

He estado pensando en lo cómodo de establecer binomios que simplifiquen nuestro devenir social, categorías, amplias divisiones, jerarquías, etiquetas. Dependiendo de nuestros intereses o necesidades (en mi caso desesperado vienen a ser sinónimos) buscaremos dividir, segmentar y colocar a cada individuo en su correspondiente parcelita, prejuzgando y cubriéndonos las espaldas por si son de esos que gustan dejar el bote de Colacao abierto o se clarean el pelo con agua oxigenada.

Hay gente que realiza múltiples y complejas subdivisiones que buscan delimitar y aprehender la compleja personalidad humana. Tests que nos sitúan en parámetros precisos, en puntos únicos derivados del estudio de innumerables variables. Seguramente usen algoritmos complejos que se me escapan.

Bien. A mí esto me parece una pérdida de tiempo y un exceso de números porque no hay división más deliciosa que la simple y contundente “Personas o Valientes Capullos”. Cada cual tendrá su particular definición sobre estos últimos y me diréis que no soy yo (precisamente “yo”, un “valiente capullo” para más de uno de vosotros) quien deba sentar cátedra sobre un sentimiento tan universal. Pero os jodéis, yo llego antes y marco las reglas.

Y como Demiurgo en este mundo de binomios (ahora se hace más evidente que soy un valiente capullo pretencioso) voy a establecer los puntos definitivos y definitorios que os permitirán adjuntaros a la honorable categoría de “Personas” o a la triste y desdichada (pero feliz e inconsciente) de “Valientes Capullos”.

Es muy sencillo. Aquí las cosas funcionan por negación, por estracción o por mireustéyojamásharíaeso. Eres un “Valiente Capullo” siempre y cuando:

– Tu película favorita sea Dirty Dancing 2

– Hayas pensado alguna vez “creo que estoy enamorado de esa tía, es supercerda”

– Te llegaste a plantear el participar en Mujeres Hombres y Viceversa (si definitivamente lo hiciste perteneces a otra categoría, la de “Valiente Desperdicio”)

– Llevas camisetas con la hoz y el martillo. Eres super radical (y gilipollas).

– Has pasado más de 15 segundos admirando un coche que parece sacado de Hot Wheels.

– Montaste un pub, le pusiste de nombre La Dolce Vita y pegaste un póster de Anita Ekberg en la Fontana di Trevi. Luego decidiste que lo mejor era poner a Pit Bull cantando a dúo con Enrique Iglesias.

– Eres Luís Cobos.

– Te crees muy guay porque compras en IKEA y sabes lo que es una estantería Biträde.

– No ves películas en blanco y negro y con subtítulos, porque son en blanco y negro y con subtítulos (¡cómo no me di cuenta antes!)

– Te dedicas a la política local y cada noche, cuando te metes en la cama, piensas orgulloso “Estoy cambiando el mundo” (y no tiene nada que ver con que seas un corrupto de mierda)

– Sigues en directo los Grammy Latinos.

– Eres de Pucela y llamas a tu hija Kimberley

(…)

Esto se está haciendo eterno, que cada cual defina a su “Valiente Capullo”…

Métete la estantería por donde te quepa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: