Mujeres de un instante I – Pelirroja en el British Museum

Rosetta el color de tu brazo derecho

en el primer cruce

bajo el británico techo.

Saliéndote al paso, escrutando vitrinas,

tu reflejo en las momias,

la poblada avenida

es galería espantada de flashes ajenos

que semejan que emanan de tu cálido pecho.

El mármol rivaliza con tu piel

y ese exceso

de griegos esculpidos me remueve el Pirineo.

¿Qué decirle a la irlandesa?- señalando hacia el jarrón-

” ¿No lo encuentra fascinante?,

ahí dentro hay un pulmón”.

Te escapas ,me arrimo,

te fugas, te sigo

hasta la planta de arriba.

Un cartel: “Salón chino”.

Llegando al punto me planteo

definir este momento:

El acoso de museo,

voto a Dios, es un tormento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: