(clichés aparte de cierres de etapa, a empolvar carpetas archivadoras y finiquitar tours de force)

– Empecé sin ella y qué agustitomujer

– Entré y salí gratis (de aquí y de allá)

– Ganamos cosillas, sobre todo pinchos muy trabajados y ornamentados con frutas

– Me colé en La cinta blanca

– Trueba me puso encima su ojo de Telecinco

– Escribí aquí y hubo gente que lo leyó y me dijo “Ah, tú eres ese de…”

– Te odié, te olvidé, me diste asco y te dije hola de nuevo

– En Madrid pensé “Ahí va, que grande es esto”

– Me sentí bueno, malo y pocas veces feo. Lo que se dice feo, feo, como Eli Wallach, nunca.

-16 minutos de reportaje radiofónico-etnográfico.

-Me harté, nunca me harto, del Sr. Vegas.

– Mi amigo do Brasil se dejó caer acompañado.

– Amistades japonesas que habitaron mi hogar a cambio de insultos nativos.

– Joe Crepúsculo y Manos de Topo dejaron de producirme fuertes arcadas.

– Escribí absolutas genialidades alimentadas por mi ego superlativo.

– Me dijeron cosas gratificantes y nocturnas. Sin verdadero valor alguno.

– Socialicé, deseé arrancarle el esternón a los socializados, sonreí y vuelta a empezar.

– Esquivé la revuelta findeañera y la muerte del ropero de niños pijos

– Conocí locuras con Psicokiller. Incluyo el encuentro con un tal Piti que resultó ser famoso (y le pagué un vino)

– Viajé en cierto modo.

– Entrevisté a Manolo Escobar (he aquí mi más sentido epitafio).

– También a un vampiro muy majete y catalán.

– Me sentí mejor que vosotros por no tener en casa algo tan burgués como la televisión

– Di más de tres vueltas corriendo a la Alameda y ya me parece suficiente ejercicio hasta los treinta y cinco.

– Le puse cara y vida a John Belushi.

– Empecé mucho y acabé poco (al menos esto sigue aunque sea sin videos)

– Fui a un fiseoterapeuta y creo que me violó.

– En cierto modo tú también me violaste…

– Nacho Vigalondo me enseñó pasos de baile, chistes malos y sintonizó mis pezones.

– Toqué en una residencia militar. Y más pinchos con el coronel.

– Casi muero en Viana do Castelo, Portugal, país amigo.

– Un actor con cara de malo dijo que usaba mi soberbia a la hora de interpretar (si él lo dice…)

– Me enamoré de Herzog y recé por ser su minibávaro.

– Hice un buen puñado de amigos radiofónicos.

– Me regalaron mi sombero de cazar venados (que me encanta)

– Cúantas noches improvisadas junto a buena gente de buen futuro.

– Cubrí tempestades sin pegar ojo. Y no me arrepiento porque vi fuego y nieve.

– Me creí mejor que tú y sigo en ello.

– Pregunté demasiadas cosas, me guardé otras tantas y me arrepentí mucho por tener la lengua suelta y ser esclavo.

– Realmente no me arrepiento de una mierda. Ni siquiera de eso en lo que estáis pensando. Bueno, de eso sí.

Anuncios

4 comentarios to “(clichés aparte de cierres de etapa, a empolvar carpetas archivadoras y finiquitar tours de force)”

  1. Gaia Says:

    fisEoterapeuta??

  2. ladyole Says:

    Yo tampoco tengo tele

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: