Mi vida echando espuma por la boca

Si coges una escopeta del calibre 12 y te plantas en mitad de la plaza, allí, en Puerto Hurraco, que está al Sur y dicen que hace calorcito incluso en los meses de otoño (más ahora en verano), con tu semblante serio y tu hermano Emilio. Haciendo honor al apellido Izquierdo. Con dos cojones y mano derecha.

Y eso, que te me plantas allí a ver si pasa un mierdoso Cabanillas. Y lo enfilas a lo lejos, y de la mala ostia que se te reviene por la sangre, ya no me razonas con el tiempo. Qué te han quemado la casa, que dormías en ella y han matado a la Madre. Y te sube una fea venada hasta la cabeza y tiras de postas del bolsillo. Y aprietas duro y salen como granizos de plomo reventándolo todo. A esos hijos de puta incluídos y al párroco Benancio que, dejándose caer y sin culpa, también acaba coladero. Por gilipollas.

Ahora tira para la sierra. Que no sois ovejas, pero tú y tu Emilio estáis jodidos. Por mala ostias, por echar espuma por la boca. Porque tenéis los huevos torcidos y la mano inquieta.

Pero descargar, descargásteis a gusto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: