Mi gran amigo Franqui

Mi amigo Antonio se me confesó el otro día y me dijo que leía esto de cuando en vez. Me hizo mucha ilusión, aún más cuando dejó caer medio en broma medio en serio la posibilidad de que le hiciese un pequeño guiño por aquí. Antonio no se merece un pequeño guiño, es un hombre de estatura y lo mínimo sería hacerle una breve y sincera oda a su persona.

Lo más significativo de mi amistad con el homenajeado es la duración de nuestra relación. El gran Franqui Franqueira y yo nos conocemos desde 1992. Sitúense, tierna edad de cuatro añitos, Colegio Mixto Obradoiro. Si hacemos una cuenta de esas fáciles nos salen casi 18 añitos de relación inenterrumpida. Esto también es importante. Si ustedes se paran un minuto a observar la fotografía (por cierto, yo soy el chico con la tiroides más desarrollada, aquí se me ve buen mozo pero ahora es Antonio el que me saca una cabeza) podrán ver unos cuantos rostros que, por motivos de privacidad y derechos de imagen he decido tapar.

La cuestión es que, tras esos círculos  imperfectos, se esconden los rostros de otras personas, otros amigos. Algunos de ellos son conocidos, amiguetes, compañeros de escuela. Con muchos aún mantengo el contacto o una relación cordial. Con otros tuve una relación de amistad más que significativa que se fue erosionando con el tiempo. Algunos vieron esa relación retomada más adelante, después de elipsis de años que no sirvieron más que para reforzar un vínculo más estrecho del que disfruto y me enorgullezco en la actualidad. Pero el único, la única constante en mi vida, mi único amigo sin baches, en estos dieciocho años fue Antonio. Más o menos, siempre lo consideré uno de mis amiguetes, estaba en ese círculo, en esa categoría. Desde primero de párvulos hasta cuarto de carrera. Dando el callo malallo.

Es un gran tipo Antonio, un chaval espabilado. Tiene sus cosas pero se le quiere. No puedo evitarlo, al fin y al cabo es mi amigo más viejo. Aunque joven de espíritu.

Por cierto, mi cara de aburrimiento y su cara de asco dicen mucho entre líneas. Así, sacadas de contexto. Hacen reflexionar.

Anuncios

2 comentarios to “Mi gran amigo Franqui”

  1. El Homenajeado Says:

    También se le quiere a ud. don Enrique. Muchas gracias!! jajajaja. Y por cierto, soy lector asiduo, nada de esporádico.

  2. pidalita Says:

    Qué cruel me parece eso del punto negro gigante. Queda en mi archivo de rencores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: