De notar que todo se me queda atrás (redux)

(Pido disculpas por supino coñazo mierdento)

Siempre necesité aferrarme a algo o a alguien. Una mirada prospectiva que me diese fuerzas (calienta motores lo relamido de mi verbo). El estreno de Wild Wild West (yes!), la Trilogía de El Señor de los Anillos, el fin de semana en la aldea con mi primo Jose, ir a comprar gominolas a Lamboadas, que llegase la noche para poder dormir. Quizás era una negación  del presente, una manera de matar el tiempo. Esos planes se sucedían muy rápido, todo pasaba muy rápido, e incluso ahora, si hago el esfuerzo, puedo volver a aquellos momentos en los que deseaba que llegasen unos instantes que ya han pasado (pufff).

Y recuerdo mejor mi deseo, mi espera, que la consecución propia de todo aquello. Recuerdo como mi cabeza daba vueltas y se imaginaba cada situación. Cómo decirle a aquella chica que le gustas y qué pensará ella (cretino, está pensando)… ya no recuerdo como sucedió realmente (normalmente sucedía de un modo muy distinto a cómo mi romántica cabecita prepúber se imaginaba. Con una puesta en escena increíble, por cierto).

Y sigo funcionando así, estructurando mi tiempo, mi agenda mental, según unos hechos significativos en lo que he depositado ciertas esperanzas (del tipo que sean) y que convierte el tiempo restante en mera paja (mental, y enorme, es todo esto). Relleno de vida (¿relleno de vida?, en serio…). Paso una gran parte de mi tiempo pensando en el futuro. No creo que eso sea bueno. Antes pensaba en plural y me gustaba. Ahora pienso en singular y también me gusta (yo, yo, narcisismo, yo, asco, yo, asco, onanismo, yo, asco, ey, yo, dendrofilia)

He dejado de implicar a otras personas en esas miradas hacia delante. Siendo el único sujeto reconocido (y principal protagonista) de mis ensoñaciones futuras me siento mucho más liberado. ¿Seré un egoísta asqueroso?, sinceramente no lo creo (no lo creo yo, yo, yo, asco, ey, yo, a nadie le interesa esta mierda).

Y me he venido sintiendo como un contable responsable (rima sin pretensiones cómicas). Con las cuentas bien cuadradas y una agenda muy bonita, de tapa dura, deseando que empiece el nuevo ejercicio (Economía: 8,75 en selectividad). Para mi todo ha acabado. Santiago se ha quemado (“¿Arde París?”, René Clément, 1966). El fantasma de las Navidades futuras se pasó por casa, viajé en pijama y me gustó lo que vi (guiño intertextual, muy original y acertado. Asco yo 5.0). Una etapa fuera. Y ya estoy haciendo balance. Sé que me queda mucho por delante, y tengo que afrontarlo (o voy jodido), pero mi mirada prospectiva ya va más allá (cuán profunda maricoflautez). Han sido cuatro años (Matemáticas: 7 en selectividad). No sé si el balance es positivo. Supongo que si, ¿no? (pregunto al espectador porque soy un gilipollas inseguro).

(Asco…yo)WildWildWest_S4

Anuncios

Una respuesta to “De notar que todo se me queda atrás (redux)”

  1. requerido Says:

    joder enrique lojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: