Hombres con pelo molón. Hoy, Vincent Gallo

Le agradezco a mi madre que me alejase de gente como Vincent Gallo en mis primeros años de vida. De no haber sido así yo nunca hubiese aspirado a vestir el rojo y áspero uniforme de la patria blanca canadiense.

Porque si Enrique Lojo hubiese sabido de la existencia de Vicent Gallo se hubiese empeñado en ser como él. Y no estamos ante un gran ejemplo para un chavalín de siete añitos.

Mucha gente conocerá a Vincent Gallo. La gente molona que se cree especial, alternativa e independiente se empeñaría en iluminaros acerca de la figura de este caballero de atractiva anatomía. Pero eso me parece de cretinos y listillos. No pretendo descubriros el montaje paralelo porque lo tenéis delante. Y a Vincent Gallo también.

Vincent actúa porque tiene rostro esculpido en madera y cara de hijoputa. Escribe y dirige la película independiente estadounidense por antonomasia. Es capaz de resistirse dándole besitos de abuela a una Christina Ricci que provoca dolores de lo bonita que sale. Toca el cielo de los Godards de alopecia y gafapasta y luego se marca la película más odiada de Cannes. Con una mágica felación incluida. Y además es amigo de gente que se le parece (John Frusciante) y tiene un grupo alternativo de música ambiental electrónica. Y siendo así de molón, por joder, va y se hace republicano.

Todo esto está en la wikipedia y os debería dar igual.

Aquí venimos a hablar de cosas importantes. Lo que me llamó la atención de Vincent en su momento. Ese maravilloso pelaso que se gasta.

vincentgallo_bp

"Cuando Dios y El Diablo se miran a los ojos" o "Qué asco doy con esta frase relamida"

Yo tengo un pelito muy fino y padezco de entradas desde mi dulce infancia. No van a mucho más pero están ahí. Ya de pequeñito mis tías me levantaban el flequillo y sonreían contentas porque allí asomaba la irrefutable evidencia de que llevaba su sangre. La criaturita tenía las entradas de los Lojo. Y yo me descojono de los Lojo.

Por eso siempre me atrajeron los cabellos como estos. Analicémoslos. El pelo de Vincent es negro, negro, negro, hermoso. Y fuerte para tirar de un carro. Y tiene una forma de triángulo isósceles que me encanta. Un dibujo capilar que unido al grosor y nivel graso de sus cabellos (maravilloso aislante impermeable) permite echarlo hacia atrás consiguiendo un aspecto a lo Lobezno/Logan que farda un montón (y más si te dejas patillas). Tiene también algo de pico de viuda. Eso es hereditario, que lo estudié en biología.

No es rizo, ni liso. Se deja trabajar. Tiene volúmen. Es rebelde y con personalidad. Es un pelo que enamora y te da confianza. Yo, con un pelo como el de Vincent me comería el mundo. Igualito que él.

En próximas entregas: Ray Loriga, Jack White y Andre Agassi.

Una respuesta to “Hombres con pelo molón. Hoy, Vincent Gallo”

  1. hombremono Says:

    Pues las irrefutables evidencias de la genética Lojo se van extendiendo irremediablemente sobre tu cabeza. Pero siempre seguirás siendo atractivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: